El sistema es voraz e implacable, ahoga, agota. No hay lugar para la duda ni el miedo. 

Me veo reflejado en lo vulnerable, en la debilidad, en los valientes que son cobardes.

En mi dolor hay convicción y en mi huida, camino, donde no fingir, donde ser fuerte... donde ser yo.