Rojo

Imágenes que cuentan - Comentarios -

“Todos los colores pueden ser cálidos o fríos, pero en ninguno este contraste es tan intenso como en el rojo” 

 Wassily Kandinsky

Rafael Bastante - rojo-mg-0327.jpg

El Parque Minero de Río Tinto conforma un paisaje ajeno y extraño, un lugar donde la biología rompe las leyes lógicas y la vida logra abrirse camino, una vida que ha sabido adaptarse a condiciones extremas bajo las aguas de un río, teñido de un rojo profundo, que maquilla en su recorrido un paisaje desolador y alterado por una actividad minera ininterrumpida. Una extensa región donde el óxido, los metales retorcidos y el ladrillo de las instalaciones mineras han proporcionado desde los tiempos Tartessos prosperidad a esta zona del mundo. Según los datos arqueológicos, estamos ante las minas más antiguas del mundo. 

Fue en plena revolución industrial cuando la explotación minera alcanzó su apogeo, trayendo desarrollo económico, industrial y demográfico a esta región, dando trabajo a 17.000 personas, mientras 150 locomotoras funcionaban a destajo para llevar la plata, el oro y el cobre al puerto de Huelva. Pero ese desarrollo también trajo conflictos, hasta límites insospechados. 

Para una explotación óptima de la mina se realizaban un gran número de calcinaciones al aire libre, las llamadas "teleras", pirámides de toneladas de mineral que tras el desprendimiento del azufre y posteriores lavados dejaban a mano el cobre puro, pero el proceso era altamente nocivo, tanto que países como Portugal o Inglaterra ya habían prohibido su uso en la década de los 70 del siglo XIX.


Rafael Bastante - rojo-mg-0094.jpg

Las teleras ardían sin parar entre seis meses y un año, desprendiendo hasta 600 toneladas diarias de gases de azufre, arsénico o antimonio que, durante décadas, afectaron la salud de las personas, ganadería y agricultura. Por si esto fuera poco, la ausencia de viento provocaba que los humos no se disiparan, formando la llamada “Manta”, una densa nube tóxica que cubría el cielo, cuando llegaban las precipitaciones caía la lluvia ácida, que aceleró la pérdida de un 90% de masa forestal en apenas 20 años. Pese a todo el número de teleras iba en ascenso, mientras en los libros del hospital de Riotinto se registraba a los numerosos fallecidos con la frase “Falta de vida”, no se esclarecía la verdad sobre su muerte.

Rafael Bastante - rojo-mg-0107.jpg
Rafael Bastante - rojo-mg-9993.jpg
Rafael Bastante - rojo-mg-0369.jpg

En este contexto apareció Maximiliano Tornet, un carismático sindicalista cubano que trajo consigo las reivindicaciones que captarían rápidamente la atención de los trabajadores y que, a la postre, darían lugar a la huelga que convocó a 10.000 personas un 4 de febrero de 1888. Lo que nadie podía imaginar es que aquel día acabaría en tragedia con la llegada del Regimiento de Pavia que sin previo aviso comenzó a abrir fuego contra la población, ese día quedó en la historia como “El año de los Tiros”.

Rafael Bastante - rojo-mg-0172.jpg

Se ha escrito mucho sobre ese día y nunca se ha conocido la cifra oficial de muertos, las distintas versiones atestiguaban entre 13 y 200, la represión fue tan desmesurada que los obreros no volverían a manifestarse hasta 12 años después. Tampoco las demandas laborales fueron fructíferas, aunque días después un real decreto prohibió las teleras dos años después fue derogado, debido a las presiones de la compañía. Las calcinaciones continuaron hasta 1907, cuando finalmente fueron sustituidas por un sistema mucho menos agresivo.

En muchas de ocasiones se considera a esta huelga como el primer movimiento de carácter ecológico del que se tiene constancia, aunque como me apunta Juan Manuel Pérez, director del archivo Histórico Minero de RioTinto, tal afirmación no es precisa, el propio término ecología se había acuñado años antes y era aún desconocido, pero es inevitable encontrar similitudes en la actualidad en las reclamaciones medioambientales y laborales. Ha pasado más de un siglo y los contextos han cambiado, pero el medio ambiente y much@s trabajador@s siguen reclamando cambios.

Rafael Bastante - rojo-mg-0263.jpg
Rafael Bastante - rojo-mg-0033.jpg
Rafael Bastante - rojo-mg-0018.jpg

En 1992 Riotinto cambio su rumbo con la apertura al turismo del Museo Minero, ahora es en un referente de la recuperación del patrimonio y la historia de la cuenca minera, una sostenible y prospera reinvención. Sin embargo, tras el abandono de la explotación en 2001 debido a la bajada de los precios de los metales, la demanda de algunos países emergentes como India o China motivo su reapertura, tras 5000 años la tierra sigue generando recursos.

Rafael Bastante - rojo-mg-0325.jpg

Hoy en día la convivencia equilibrada con el medio ambiente es parte esencial en las agendas de los gobiernos, lo que nunca sabremos es si esa huelga germinó el despertar de las conciencias hacia ese cuidado de la tierra, en el más amplio sentido de la palabra.

Rafael Bastante - rojo-mg-0199.jpg
Compartir 

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

6 + 3 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente