¡Igualdad, libertad y alegría! Son los calificativos que definen este evento, que en igual medida se muestra como una gran fiesta y como una gran reivindicación de derechos. Cinco intensos días en los que uno se deja llevar por el entusiasmo, pero en donde también hay que dejar un espacio para la reflexión. 

¡Viva el Orgullo!