En la imponente playa de Harnai en Maharastra se realiza a diario una frenética lonja donde los pescadores venden su mercancía al mejor postor. Los hombres desembarcan y organizan el pescado mientras las mujeres se enzarzan en la subasta para vender o conseguir las mejores piezas al mejor precio. El pescado no vendido se desecha, de ahí que el ambiente se caldee durante las negociaciones.