En 1859 William S. Bodey encontraría una veta de oro en este lugar. La actividad minera del pueblo, ubicado en el condado de Mono en California, llegaría a su apogeo en la decada de 1870, alcanzando una población de 5.000 habitantes. Poco a poco esta actividad fue entrando en declive hasta que Bodie fue definitivamente abandonado, poco después de la gran depresión, convirtiéndose en un pueblo-museo en la decada de 1960, uno de los mejores conservados del país.